En 2011, México participó como uno de los cinco países fundadores en el lanzamiento de la Alianza para el Gobierno Abierto. Esta Alianza nació como una iniciativa internacional para impulsar modelos de gobernanza basados en la transparencia, la rendición de cuentas, la participación ciudadana, la colaboración y la innovación.

La Estrategia Digital Nacional presentada en  2013, contempló LA PROMOCIÓN, PUBLICACIÓN Y USO DE DATOS ABIERTOS GUBERNAMENTALES en los tres órdenes de gobierno como un habilitador clave para  crear un ecosistema de co-creación de servicios públicos, detonar la innovación y el emprendimiento, y así convertir a la información en manos del gobierno en un activo de VALOR SOCIAL.

A partir de entonces se trabajó en una política de datos abiertos transversal a través de instrumentos como el Decreto Presidencial por el que se establece la regulación en materia de Datos Abiertos,, el desarrollo e implementación de una Política de Datos Abiertos; creación de la Subcomisión de Datos Abiertos y la Guía de Implementación, en la Secretaría de la Función Pública y la adhesión histórica de México a la Carta de Datos Abiertos.

Esta ambiciosa política se consolidó en el lanzamiento del Portal de Datos Abiertos, datos.gob.mx, en donde se publicaron datos abiertos, estadísticos y geográficos de instituciones federales, estatales y municipales en temas tan relevantes como:

  • Salud
  • Seguridad y Justicia
  • Cultura y Turismo
  • Economía
  • Educación
  • Energía y Medio Ambiente
  • Finanzas y Contrataciones


Durante la administración anterior desarrollamos herramientas e iniciativas valiosísimas para fomentar su uso y resolver problemas públicos. Algunas de ellas fueron:

  • La Plataforma de Datos para los Objetivos de Desarrollo Sostenible construida en colaboración con el INEGI, y  a través de la cual es posible informar de la toma de decisiones y el avance que permitan a México alcanzar las 17 metas globales para  el año 2030.
  • El Estándar de Datos de Contrataciones Abiertas, que incrementa la transparencia y garantiza que los datos de las contrataciones se publiquen en formatos de datos abiertos, estructurados, interoperables y reutilizables a lo largo del todo el ciclo de vida de la contratación pública, incluida la planificación, licitación, adjudicación, y ejecución. México implementó con este Estándar algunos de los proyectos de infraestructura más importantes, uno de ellos el del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.
  • La Herramienta de Datos Abiertos para Cambio Climático que permite a cualquier persona visualizar las implicaciones y los efectos del cambio climático, por ejemplo, en el contexto de la emergencia por el Huracán Patricia, el Gobierno Federal y aliados y aliadas de sociedad civil publicaron en el portal de datos 38 bases de datos estratégicas que permitieron la elaboración de un mapa con las zonas declaradas en emergencia, la ubicación de los albergues, y otra información relevante. Este mapa tuvo 500 mil visitas en solo 48 horas.

La política y la implementación de DATOS ABIERTOS en el gobierno, derivaron en el posicionamiento de México como líder regional en la materia, colocándose en el lugar 5 de los 35 países de la OCDE en el índice OurData; en el 9o lugar a nivel global en el Inventario de Datos Abiertos de la organización Open Data Watch; y como primer lugar de la región de América Latina y el Caribe en el Barómetro de Datos Abiertos de la Web Foundation y número sexto a nivel global. Desde la primera edición realizada en 2013, México avanzó 33 lugares.

Hoy, estos logros están en riesgo: al día de hoy no se ha publicado un documento que defina con claridad la política de datos abiertos del gobierno federal, ni se ha actualizado la Guía de Implementación de la Política de Datos Abiertos. En consecuencia, tampoco se han actualizado un gran número de conjuntos de datos del Portal DATOS.GOB.MX

De acuerdo con la Carta de Datos Abiertos, una de las características más relevantes de este tipo de datos es que estos sean oportunos y exhaustivos. Los datos abiertos solo son valiosos si son relevantes, y mucha de su relevancia depende de que estos se encuentren actualizados.

Por ello, presenté un punto de acuerdo para exhortar a la Secretaría de la Función Pública y a la Coordinación de la Estrategia Digital Nacional a que informen sobre el estado de implementación del Decreto y la Guía de Datos Abiertos, así como a continuar con la actualización del portal de datos abiertos.

El desarrollo de las democracias modernas y de diversas innovaciones tecnológicas han transformado la forma en que los Estados ejercen el poder público y el cómo se relacionan con sus sociedades.  Lo anterior ha impulsado la búsqueda de nuevos modelos de gobernanza que fortalezcan la legitimidad de las decisiones de los gobiernos incorporando a actores de la sociedad en los procesos de diseño, implementación y evaluación de las políticas públicas.

Estas redefiniciones pasan necesariamente por una política de datos abiertos integral y transversal: sin ella, no es posible responder a las demandas de las personas, ni encontrar soluciones democráticas y efectivas a los problemas públicos más urgentes.

Puedes consultar el documento completo aquí:http://bit.ly/2nDtOIv